1. Elaborar una lista detallada de lo que vamos a comprar. Evita en tu cesta productos “extra” como dulces o snacks salados.

2. Recuerda planificar lo que vas a comer sin dejar lugar a la improvisación. Es más fácil preparar una cena saludable y ligera si ya lo tienes planificado que si lo improvisas todo en el mismo momento.



3. Mejora los horarios de las comidas, así como el tiempo que tardas en comer. Recuerda que debes masticar muchas veces, no solo para favorecer la digestión, sino para saciarte antes y evitar comer en exceso.

4. No importa realizar 5 o 6 comidas al día para adelgazar o llevar una vida más sana, te están vendiendo la moto. Ya hablaremos más en adelante de éste tema en concreto. Lo importante es prestar especial atención a los momentos previos a las comidas principales como la comida y la cena, donde debemos evitar llegar con hambre, ya que en esos momentos es cuándo acabas comiendo más de la cuenta. Recuerda que beber 1 vaso de agua antes de las comidas hará que tengas menos sitio en tú estómago para la comida.

5. Vigila la cantidad de alimentos que vas a poner en el plato, si ponemos mucha, probablemente te lo acabarás todo por la tentación.

*truco*: Empieza las comidas con una ración de verduras, bien en forma cruda como por ejemplo una ensalada o verduras cocinadas, lo que nos servirá para controlar estas cantidades extras del plato principal y nos ayudará a respetar nuestra planificación.



6. Recuerda vigilar el consumo de salsas, grasas, aceite, etc. que añades a tus comidas ya que aportan muchas calorías extras.

*truco*: utiliza un dispensador de aceite en spray para aliñar y cocinar los alimentos, ya que usarás menos cantidad de esta manera.

7. Compensa, ya sea antes o después de cometer el exceso. Cuando hablo de compensar me refiero a reducir tú ingesta calórica o aumentar tú gasto calórico total el día en que vayas a pecar con la dieta. 😛

*truco*: si sabes que tienes una cena con los amigos intenta reducir la cantidad de las raciones durante la mañana y aumenta la ración de verduras para que te aporten mayor saciedad).

8. Otro factor limitante a la hora de conseguir nuestros objetivos será el consumo de alcohol, recuerda que después de las grasas es el que más aporta (7kcal por cada gramo) y encima son calorías vacías, de manera que una copa bien llena de alcohol puede ser el equivalente a medio plato de una comida corriente del día. Lo mismo vale para los cubatas, dónde las bebidas que se mezclan con el alcohol llevan mucho azúcar (ej: Ron con Cola)

9. Busca la ayuda de un Dietista-Nutricionista + Entrenador Personal si no estás obteniendo los resultados que estás buscando.

10. MUÉVETE. Te sentirás mucho mejor contigo mismo y te ayudará a mantener un estilo de vida más saludable (lo que a la vez puede ayudarte a mantener una mayor adherencia en la dieta). Por ejemplo, ve a sacar el perro 1 hora al día (él te lo agradecerá jaja) o simplemente apúntate a un deporte que te llame la atención.

11. (Extra). Tienes que incluir alimentos saludables pero que a la vez te gusten y te sean placenteros a la hora de comerlos, de nada sirve realizar una dieta estricta durante 7 días y luego acabar dejándola porque no hay quién se coma lo que pone en esa «dieta». Hay que empezar a ser más flexibles y dejar de ser tan extremistas.

Por cierto, no te olvides de saludarme en Instagram (click aquí). 🙂